CÓMO ABORDAR PERIODÍSTICAMENTE EL ACOSO SEXUAL LABORAL1


La Organización Internacional del Trabajo (OIT) define el acoso sexual como toda conducta de naturaleza sexual o basada en el sexo que afecte la dignidad de las personas y que resulte ingrata, irrazonable y ofensiva para quien la recibe 2.



En Uruguay fue aprobada en 2009 la Ley 18.561 de Acoso sexual para el ámbito laboral y en las relaciones docente-alumno incorporando la siguiente definición a la legislación nacional:


“Se entiende por acoso sexual todo comportamiento de naturaleza sexual, realizado por persona de igual o distinto sexo, no deseado por la persona a la que va dirigido y cuyo rechazo le produzca o amenace con producirle un perjuicio en su situación laboral o en su relación docente, o que cree un ambiente de trabajo intimidatorio, hostil o humillante para quien lo recibe.”

De esta definición se desprende que para que se produzca acoso sexual en el trabajo, tiene que darse un comportamiento de carácter o connotación sexual, no aceptado por la persona a la que va dirigido, y que esto tenga efectos en la situación laboral de la persona víctima del acoso sexual.


FORMAS DE ACOSO

Los comportamientos que se califican como acoso sexual son los siguientes 3:

  • Físicos: Hace referencia a la violencia física y a los contactos físicos de naturaleza sexual ofensivos y no deseados por la persona que los recibe. Comprende tocamientos, palmaditas, pellizcos o roces en el cuerpo.

  • Verbales: Comentarios de naturaleza sexual insinuantes u obscenos que pueden estar relacionados o ser preguntas sobre el aspecto, el estilo de vida, la orientación sexual. Incluye también llamadas de teléfono ofensivas, proposiciones o presión para la actividad sexual, insistencia para tener encuentros fuera del lugar de trabajo después de que se haya manifestado que dicha conducta es molesta.

  • No verbales: Comprende fotos, escritos, actitudes, silbidos, miradas o gestos de connotación sexual, presentación de objetos pornográficos rechazados por la persona que los recibe.

  • ENFOQUE DE GÉNERO

    El acoso sexual es una forma de violencia sexual y una forma de violencia basada en género. Como tal es una de las manifestaciones de poder desigual entre varones y mujeres en el ámbito laboral.

    El acoso sexual en el trabajo constituye, por tanto, una violación a los derechos humanos: el derecho al debido respeto a la dignidad de la persona, a la intimidad, a la libertad sexual, a la seguridad y salud en el trabajo, y a trabajar en un ambiente libre de todo tipo de violencia.

    El acoso sexual en el trabajo es una de las discriminaciones de género que principalmente sufren las mujeres por carecer de poder y ocupar posiciones desventajosas que las colocan en una situación de mayor vulnerabilidad e inseguridad 4.

    Es una forma de ejercer opresión, humillación e intimidación basada en relaciones de poder y autoridad. Desde este punto de vista, el acoso sexual laboral se vincula con el ejercicio del “poder cultural” de varones sobre mujeres y, en el caso de las relaciones docente-alumno, de los adultos frente a las personas más jóvenes.



    1 - Este apartado fue elaborado a partir de Power Point elaborado por FLACSO Uruguay (2012) y de la Guía de procedimiento para el abordaje del acoso sexual en el trabajo elaborada por Inmujeres (2011).
    Disponible en: http://www.inmujeres.gub.uy/innovaportal/file/20550/1/guia_acoso_sexual_laboral_final_1105_web.pdf
    2 - Disponible en: http://www.ilo.org/wcmsp5/groups/public/---ed_norm/---declaration/documents/publication/wcms_decl_fs_115_es.pdf
    3 - Están comprendidos en el artículo 3 de la Ley 18.561.
    4 - Inmujeres (2011).

    Leer MARCO NORMATIVO sobre Acoso Sexual Laboral