ELEMENTOS PARA TOMAR EN CUENTA DURANTE LA COBERTURA PERIODÍSTICA


→ Histórico La trata en tanto explotación de las personas en su máxima expresión, reduciéndolas a la condición de mercadería útil para la generación de riqueza, ha existido en distintas épocas y culturas bajo diferentes modalidades. En la actualidad, la trata de personas comienza a visibilizarse y a ser considerada una forma contemporánea de esclavitud.

→ factores de vulnerabilidad Los tratantes utilizan factores de vulnerabilidad para captar y someter víctimas. Situaciones de calle, de violencia doméstica, el abuso sexual en la infancia, el trabajo infantil, la pobreza y la exclusión deterioran la autoestima y la autonomía de las personas que son expuestas a nuevas situaciones de abuso de poder.

→ Impactos La trata con fines de explotación sexual suele generar sobre las víctimas daños físicos y psíquicos permanentes: infecciones de transmisión sexual, embarazos no deseados, abortos forzados, propensión al alcoholismo y al consumo de estupefacientes, dificultades de reintegración y estigmatización.



→ Los tratantes utilizan diversos mecanismos de control y sometimiento.
Los más frecuentes son:
• Ejercen violencia física, psicológica y/o sexual.
• Las amenazan con ser enviadas a prisión o con la deportación cuando son migrantes irregulares.
• Las amenazan con tomar represalias contra sus seres queridos.
• Retienen su documentación.
• Las aíslan en países extranjeros donde muchas veces no conocen ni el idioma ni a ninguna persona.
• Las mantienen privadas de libertad.
• Les suministran drogas o las obligan a consumirlas.
• Les niegan asistencia médica.
• Las chantajean por deudas o supuestas deudas generadas por el traslado, la comida, la estadía, la ropa.
• Las privan del manejo del dinero.
• Son utilizadas para cometer ilícitos antes, durante todo el proceso de trata.



LA CRÓNICA PERIODÍSTICA

En la medida que el lenguaje construye realidad y que ésta es fundamentalmente mediada y presentada en las sociedades de masas por y a través de los medios de comunicación, el enfoque y los términos que los cronistas utilicen para abordar el tema se torna crucial. Por lo tanto es importante tener en cuenta los siguientes puntos:

→ Abordar la trata con fines de explotación sexual como una violación de los derechos humanos y un atentado contra la libertad y la dignidad de las personas



→ Evitar el sensacionalismo y el morbo



→ Proteger la identidad de las víctimas.
Es fundamental que al utilizar testimonios o al relatar detalles del caso no se den a conocer elementos que puedan revelar la identidad de las víctimas. Esto evita la estigmatización de la víctima y garantiza que no sea identificada o localizada por los tratantes con el fin de cobrar represalias contra ésta o su familia.



→ No culpabilizar o criminalizar a las víctimas.
Evitar un lenguaje que sugiera que la víctima dio su consentimiento, es culpable de su situación o bien induzca a juicios de valor estigmatizantes. Como consecuencia de lo vivido, muchas mujeres víctimas de trata con fines de explotación de sexual muestran confusión, desconfianza, temor, contradicciones, no se ven a sí mismas como víctimas, se sienten responsables por lo que les ocurre e incluso sienten que han “elegido” ese camino como forma de sustentarse y sustentar a otros ya que en muchas ocasiones envían dinero a sus familiares.



→ Sobre los tratantes.
Debe respetarse siempre la presunción de inocencia de las personas. No obstante, dar a conocer cómo operan puede ayudar a la ciudadanía y en particular a eventuales víctimas a advertir situaciones de trata. Las organizaciones delictivas no siempre actúan solas: se vinculan con otras organizaciones delictivas relacionadas con el tráfico de armas y de drogas, y logran la complicidad de actores necesarios para realizar su tarea (funcionarios públicos, empresarios, agentes de seguridad, taxistas, etc). Existen asimismo pequeños grupos aislados, familias organizadas, amigos o conocidos que realizan las tres acciones características de la trata: captación, traslado y explotación.



→ Visibilizar a los clientes-explotadores.
Los explotadores son aquellos que intermedian u ofrecen la posibilidad de la relación a un tercero, pero también el que mantiene la relación con las personas víctimas de trata, sin importar que esto sea frecuente, esporádico o permanente. Estos clientes-explotadores son, por lo general, los grandes ausentes que quedan habitualmente impunes . Sin embargo, son quienes están dispuestos a pagar para disponer sexualmente del cuerpo de otra persona y los responsables de que se perpetúe la existencia de la demanda de explotación sexual comercial y la trata con este fin.



→ Informes especiales.
Por fuera de los hechos puntuales de trata de personas con fines de explotación sexual puede abordarse la problemática desde otros enfoques: capacidad del sistema judicial para dar respuestas a la problemática, detección y prevención de las prácticas, los avances y las dificultades en la aplicación de políticas públicas, testimonios de mujeres que lograron desvincularse de las redes, etc.



→ Evitar estereotipos de género.
En términos generales y no sólo en la cobertura de casos de trata con fines de explotación sexual, los medios de comunicación deben difundir valores que eviten reforzar los estereotipos sexistas, a través de los cuales se legitiman los mandatos sociales diferenciados para varones y mujeres que sostienen la violencia de género.