LA TRATA DE PERSONAS CON FINES DE EXPLOTACIÓN SEXUAL

El Protocolo para prevenir, reprimir y sancionar la trata de personas, especialmente mujeres y niños, más conocido como Protocolo de Palermo (año 2000), define “trata de personas” de la siguiente manera:

La captación, el transporte, el traslado, la acogida o la recepción de personas, recurriendo a la amenaza o al uso de la fuerza u otras formas de coacción, al rapto, al fraude, al engaño, al abuso de poder o de una situación de vulnerabilidad o a la concesión o recepción de pagos o beneficios para obtener el consentimiento de una persona que tenga autoridad sobre otra, con fines de explotación. Esa explotación incluirá, como mínimo, la explotación de la prostitución ajena u otras formas de explotación sexual, los trabajos o servicios forzados, la esclavitud o las prácticas análogas a la esclavitud, la servidumbre o la extracción de órganos.


El texto del Protocolo de Palermo añade que el “consentimiento dado por la víctima de la trata de personas a toda forma de explotación intencional (…) no se tendrá en cuenta cuando se haya recurrido a cualquiera de los medios” mencionados en la definición. De ésta se desprende que la trata de personas se configura y opera en base a tres elementos:

. Una actividad o acción: la movilización de personas (captación, reclutamiento, traslado, retención).

. Los medios: abuso de poder, engaño, amenaza y distintas formas de vicios del consentimiento.

. Una finalidad o propósito: la explotación de la persona con fines económicos o no.


DIFERENCIAS ENTRE TRATA Y TRÁFICO

El Protocolo Contra el tráfico Ilícito de migrantes define “tráfico ilícito de migrantes” como “la facilitación de la entrada ilegal de una persona en un Estado Parte del cual dicha persona no sea nacional o residente permanente con el fin de obtener, directa o indirectamente, un beneficio financiero u otro beneficio de orden material”. A diferencia de la trata, el tráfico no necesariamente está acompañado de una situación de explotación ni se tiene por qué estar bajo engaño o abuso de poder.

  • En la trata el vínculo se da mediante engaño, abuso y/o coacción sin que exista libre consentimiento; en el tráfico la persona establece contacto directo y voluntario con el traficante.

  • En la trata el objetivo es la explotación de la persona en sus diversos fines; en el tráfico el objetivo es la ganancia económica por el traslado.

  • En la trata, el vínculo entre el tratante y la víctima es prolongado; en el tráfico el vínculo entre el traficante y el migrante termina al llegar a destino.

  • En la trata, el vínculo entre el tratante y la víctima es prolongado; en el tráfico el vínculo entre el traficante y el migrante termina al llegar a destino. La trata es un delito contra el individuo que atenta sus derechos humanos; el tráfico es un delito contra el Estado, que viola las leyes migratorias.

  • Muchas veces, esta diferenciación no se hace tan visible en la práctica porque trata y tráfico pueden estar relacionados. El tráfico de migrantes se transforma en trata de personas cuando éstas son captadas por redes delictivas para explotarlas, aprovechándose de la vulnerabilidad propia de quien está en condición de migrante o residente ilegal. A su vez, el cruce de fronteras en forma irregular, puede ser uno de los componentes del proceso de la trata de personas 1 .


    1 - GONZÁLEZ, Diana; TUANA, Andrea: " El Género, la Edad y los Escenarios de la Violencia Sexual", Avina, 2009, p. 137.