ELEMENTOS PARA TOMAR EN CUENTA DURANTE LA COBERTURA PERIODÍSTICA


→ REITERACIÓN O UN SOLO ACTO. El término acoso supone una reiteración de hechos. No obstante una situación de acoso sexual se puede configurar con un único incidente grave.

→ NO ES ACOSO SEXUAL. No se consideran acoso sexual los conflictos interpersonales entre compañeros/as de trabajo que no dañan el ambiente o la relación laboral, las conductas sexualizadas no humillantes y aceptadas por la persona que la recibe, las conductas sexualizadas no aceptadas por la persona que las recibe, siempre que no se reiteren.


→ EFECTOS SOBRE LA PERSONA ACOSADA. Pueden sufrir trastornos a nivel físico y psíquico: stress emocional, ansiedad, baja autoestima, depresión, insomnio, úlcera, crisis de pánico, pérdida del puesto de trabajo por despido o renuncia, o alejamiento de los estudios en el caso de las relaciones docente-alumno.

→ EFECTOS EN LAS ORGANIZACIONES. En los lugares donde se producen situaciones de acoso sexual se ha advertido mal desempeño del entorno, bajo rendimiento, baja productividad, ausentismo, desprestigio o deterioro de la imagen, daños económicos por el pago de indemnizaciones.


→ INDEMNIZACIÓN.Sin perjuicio de la denuncia administrativa y de la acción penal, el trabajador/a víctima de acoso sexual tendrá derecho a reclamar al responsable una indemnización por daño moral mínima equivalente a seis mensualidades, de acuerdo con su última remuneración.

→ PROTECCIÓN CONTRA REPRESALIAS. Tanto el trabajador/a afectado/a como quienes hayan prestado declaración como testigos, no podrán ser objeto de despido, ni de sanciones disciplinarias por parte del empleador o jerarca. Salvo que se pruebe lo contrario, se asume que dentro del plazo de ciento ochenta días de interpuesta la denuncia de acoso en sede administrativa o judicial el despido o las sanciones obedecen a motivos de represalia cuando tengan lugar. En ese caso, el despido será calificado de abusivo y dará lugar a la indemnización mencionada en el punto anterior, excepto cuando haya notoria mala conducta.



LA CRÓNICA PERIODÍSTICA

En la medida que el lenguaje construye realidad y que ésta es fundamentalmente mediada y presentada en las sociedades de masas por y a través de los medios de comunicación, el enfoque y los términos que los cronistas utilicen para abordar el tema se torna crucial. Por lo tanto es importante tener en cuenta los siguientes puntos:


→ Abordar el acoso sexual laboral como una violación de los derechos humanos y un atentado contra la libertad y la dignidad de las personas.


→ Evitar el sensacionalismo y el morbo.


→ Visibilizar la problemática.
Incluir relatos sobre las formas en que se manifiesta el acoso sexual y las consecuencias tanto sobre las víctimas y su desempeño profesional como en el ambiente laboral de la institución donde trabaja o estudia puede contribuir a su reconocimiento y detección temprana.


→ Visibilizar las responsabilidades.
El empleador o el jerarca es responsable tanto por sus actos personales como los de sus dependientes o personas vinculadas al lugar de trabajo o entidad docente, siempre que haya tenido conocimiento de su ocurrencia y no haya tomado medidas para corregirlos.


→ Si corresponde, visibilizar la omisión o incumplimiento de los procedimientos previstos en la ley o en los protocolos institucionales.


→ Dejar claro que el acoso sexual es inaceptable.


→ Informes especiales.
Además de la cobertura de casos puntuales de acoso sexual, puede abordarse la problemática desde otros enfoques: avances en la reglamentación e implementación de la ley, capacidad de respuesta de las instituciones del Estado ante las denuncias, avances y dificultades en la aplicación de políticas públicas para su prevención, etc.


→ Evitar estereotipos de género.
En términos generales y no sólo en la cobertura de casos de violencia doméstica, los medios de comunicación deben evitar difundir valores que refuercen los estereotipos sexistas, a través de los cuales se legitiman los mandatos sociales diferenciados para varones y mujeres que sostienen la violencia de género.